Cualquiera que haya visto Prisioneros sabrá que Jake Gyllenhaal no es ajeno al papel de detective con problemas. O el de personajes complejos (ver Más fuerte y Animales nocturnos). O comprometerse tanto con un papel que puede ver la evidencia física en la pantalla (Everest, Zurdo, Nightcrawler, la lista continua).

Con la cámara enfocada en él durante casi los 90 minutos completos en La culpaGyllenhaal combina todas esas habilidades en una actuación terriblemente tensa. Se lanza al papel del detective convertido en despachador del 911 Joe Baylor con tanta ira, dolor y tristeza que te ves obligado a pasar por cada emoción con él.

No he visto todas las películas de Gyllenhaal hasta este momento, pero he visto muchas. Y esta podría ser su mejor actuación hasta el momento.

Basado en una película danesa de 2018 del mismo nombre y adaptada por Verdadero detective creador Nic Pizzolato, La culpa es una película que emana estrés de la escena inicial. Comenzamos con una toma aérea de los incendios forestales que atraviesan California, el pesado womp-womp-womp de helicópteros que pasan a toda velocidad mientras las aterrorizadas llamadas al 911 forman el telón de fondo crepitante.

Esas mismas escenas de fuego sin fin son visibles en pantallas gigantes momentos más tarde en el centro de despacho del 911 con poca luz donde Baylor se sienta a atender llamadas, un papel que descubrimos rápidamente que ha sido aterrizado en espera de la conclusión de algún caso no mencionado. Baylor, está claro, no es un héroe. Agarrando un inhalador azul con tanta fuerza que sus venas se destacan, gritando a sus colegas y compañeros despachadores cuando las cosas no salen como él quiere, Gyllenhaal pinta un retrato de un hombre al borde del punto de ruptura. Pero cuando recibe una llamada de una mujer secuestrada, se ve obligado a dejar a un lado sus problemas personales y actuar.

Decir demasiado sobre la trama correría el riesgo de revelar los secretos de la historia. La culpa es una película en la que es mejor entrar sin saber demasiado de antemano. Pero basta con decir que la mayor parte de la acción tiene lugar en un solo escenario, lo que hace que sea aún más crucial que cosas como el guión, las actuaciones y la dirección sean acertadas.

Afortunadamente, todos lo son. El Equalizador director Antoine Fuqua (quien, debido a COVID, en realidad tuvo que permanecer fuera del set en una camioneta durante el rodaje) mantiene la cámara de cerca sobre el rostro sudoroso de Gyllenhaal, dejando que las minucias de cada expresión de dolor carguen con el peso de la película. El guión de Pizzolato es el complemento perfecto, provocando detalles de la historia de fondo de Baylor sin exagerar y manteniendo la tensión alta a través de una serie de llamadas telefónicas rotas que se sienten realistas.

El personaje de Gyllenhaal, Joe Baylor, atiende llamadas en el centro de despacho.

El personaje de Gyllenhaal, Joe Baylor, atiende llamadas en el centro de despacho.
Crédito: netflix

Hablando de esas llamadas telefónicas, la actuación de voz también merece una mención. Riley Keough ofrece una actuación intensamente emotiva como la mujer sin rostro en el teléfono, mientras que Peter Sarsgaard, Paul Dano, Eli Goree y Ethan Hawke colaboran para sus propios cameos a través de los auriculares de Gyllenhaal. Es un elenco impresionante que se reunió de forma remota para el rodaje de 11 días a mitad de la pandemia, que Gyllenhaal ha dicho que filmaron en vivo en cinco partes de 20 minutos.

Sin embargo, si el proceso de filmación fue intenso, entonces toda esa presión se ha transferido perfectamente al resultado final. La culpa no es una película para entrar si te sientes al límite. Y para los fanáticos de Fuqua, no vayan esperando otro Igualada. Pero si está de humor para una tensión brutal, una narración retorcida y una actuación que lo triturará a través de cada emoción humana dolorosa de cerca, asegúrese de no perderse.

La culpa ahora está transmitiendo en Netflix.





Fuente de la Publicacion AQUI

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *